Estamos hasta en la sopa

Porque somos chungos pero la prensa nos quiere